No por trabajar de lo mismo tenemos que llevarnos bien

Y no pasa nada. Sé que os acabo de dejar patidifusos con esta afirmación. Tomaos el tiempo que necesitéis para asimilarlo, no es fácil darse cuenta de que vuestro universo, tal como lo conocéis, se desmorona ante tal descubrimiento.

 

Está muy bien que nos relacionemos entre nosotros, que compartamos trabajo e intereses, pero no nos va a caer bien todo el mundo. Es un hecho impepinable. No nos caen bien todos nuestros conocidos, ni siquiera todos nuestros familiares. Por lo tanto, ¿qué os hace pensar que os tienen que agradar todos vuestros compañeros de clase y, posteriormente, de profesión?

 

Antes de nada, quiero aclarar que no compartir gustos ni opiniones no tiene por qué estar relacionado con lo de caer bien a alguien. De hecho, es cuando dos (o más) personas tienen la cabeza bien amueblada y saben argumentar y defender sus opiniones cuando tienen lugar los debates más interesantes y cuando más se puede aprender. Te permiten ver la situación desde otro punto de vista y evitan que te encierres en ese mundo en el que siempre tienes la razón y posees la verdad absoluta.

Me comentan por el pinganillo que hay quienes fingen interés por si en un futuro les toca trabajar codo con codo con esa persona. Por supuesto, no lo niego. Por otro lado, también hay quienes lo hacen solo para conseguir que los relacionen con el tradugurú de moda. Sea como sea, no hay por qué aparentar, en serio. Si tienes que tratar con esa persona, puedes ser cordial y punto, pero ya está. Tampoco hace falta ir al extremo opuesto; lo de bloquear me parece la versión tuitera de la pataleta infantil. Y si quieres ser conocido, por favor, intenta que sea por tu trabajo, no por trepa.

No tengo mucho más que aportar sobre este tema, ya que me parece algo elemental. Sé que no todo el mundo comparte mi opinión, por lo que agradeceré vuestros comentarios al respecto, siempre y cuando sean críticas constructivas, claro. Si me venís con un «ps no tienes razón, tenemos k iebarnos vien, eres una hater», me la refanfinflará bastante vuestra opinión, seáis quienes seáis, y pasaré olímpicamente, la verdad. Sin embargo, y aprovechando que esta probablemente sea la última entrada del blog, quiero reivindicar el follow (y, por tanto, el unfollow) libre. Puede que me caigas bien pero no me interese lo que cuentas en Twitter, y puede que no me gustes como persona pero me parezca que compartes contenidos interesantes. No hace falta cabrearse en ninguno de los dos casos. Son cosas que pasan. Hay que asumirlo y seguir adelante.

 


Muchas gracias por haberme leído durante esta semana, estéis de acuerdo o no con el contenido que haya publicado.  

Anuncios

20 comentarios en “No por trabajar de lo mismo tenemos que llevarnos bien

  1. No, no hace falta que seamos amigos de la muerte ni fingir ni lamer culos, pero de ahí a faltar al respeto, ridiculizar (o insultar directamente como se viene haciendo de un tiempo a esta parte) va un trecho. El respeto es fundamental, al menos para mí.

    Y mira que es fácil. ¿No te gusta lo que digo? No me sigas. ¿No te gusta mi blog? No lo visites. Es que no le veo mayor problema a todo esto, la verdad. ¿Qué se gana echando mierda a los demás? ¿Querer quedar bien con quien sea? ¿Es solo porque mola ir de hater o de trol? ¿Qué se gana con eso? Y que conste que hablo en general, no te lo estoy diciendo a ti en particular.

    Claro que todo esto va más allá del mundo de la traducción. Es decir, si tengo un problema contigo o veo algo que no me gusta y que creo que puede ser perjudicial para alguna de las partes o para las dos, intentaré resolverlo contigo. Te enviaré un correo o un privado (como ya he hecho en alguna ocasión), pero no lo utilizaré a modo escarnio público. ¿Que con eso peco de buenrollista? Pues vale, pero si puedo evitar un conflicto, haré lo que esté en mi mano.

    Todos tenemos derecho a decir lo que nos venga en gana, ¡faltaría más!, y las críticas siempre van bien si son constructivas, pero no cuando se convierten en pullas de patio de colegio o cuando se llega al terreno personal. Que cada uno haga lo que le venga en gana. Traduce y deja traducir, vaya.

    Y poco más por mi parte porque no quiero pontificar ni nada parecido y creo que entre todos le estamos dando más importancia a todo esto de la que debería de tener.

    Le gusta a 2 personas

    • ¡Hola, Scheherezade!

      Sí, puede que se me haya ido de las manos esta entrada. Como ya he dicho, la escribí en un calentón, y ya he aprendido la lección. Dicen que no tomes decisiones importantes ni cuando estés muy feliz ni cuando estés muy enfadado. Yo diría que tampoco se debería publicar una entrada si se está muy enfadado, que luego una no se expresa como le gustaría y exagera las cosas y pasa lo que pasa.

      Mi filosofía es la que tú dices de «si no te gusta lo que digo, no me sigas». Yo solo sigo a la gente que me parece que cuente cosas interesantes y que me vayan a aportar algo tanto en lo profesional como en lo personal. Y si no lo hacen, no los sigo. Tan sencillo como eso.

      Mi intención no era, ni mucho menos, crear ni promover el odio entre traductores. Las críticas constructivas siempre se agradecen, y yo misma he aprendido mucho con esta entrada, para qué lo voy a negar.

      Muchas gracias por opinar.

      Me gusta

  2. Yo, lo que no entiendo, es cómo nos dejamos llevar por la corriente. Vamos a ver: que cada uno haga lo que le salga de las narices. Yo no cierro puertas a las personas, si me demuestran algo y veo compatibilidad y entendimiento, puede que me lleve bien con ellas; si no, pues no. Pero… ejem, eso es la vida real, no la profesión de traducción, ¿eh? No veo la relación. Un saludo.

    Patricia

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola, Patricia!

      Aunque puede que haya dado la imagen contraria, yo en realidad soy un cacho pan; me cae bien todo el mundo por defecto. Luego cambia la cosa a mejor o a peor, como en todo, pero no soy de criticar porque sí antes de conocer a alguien. Y, desde luego, estoy siempre dispuesta a ayudar a alguien que lo necesite, siempre y cuando se merezca la ayuda, claro.

      Un saludo 🙂

      Me gusta

  3. Pues yo no me quito el sombrero ni te doy la razón, aunque en parte la lleves porque no quiero ser tu amiga ni me ha aportado demasiado esta entrada. O igual si quiero ser tu amiga, pero no lo voy a decidir sin conocerte, sin haberme tomado una cerveza contigo, así, a lo loco, no voy a decidir si me caes bien o no ni siquiera por que comparta alguna de tus aficiones o gustos, por lo que dices en Twitter o en Facebook. Tú no eres un avatar o un perfil, eres una persona que, más allá de la traducción y de las aficiones me puede caer mejor o peor y eso no lo decidiré en una red social.

    Creo que Twitter y Facebook, en muchas ocasiones, llevan a que confundamos amistad o amiguismo con convivencia y apoyo entre profesionales. Por eso creo más en las asociaciones que marcan un poco más claro este límite, no somos amigos, somos profesionales que se apoyan en una profesión, los amigos se hacen en los bares y los amigos traductores en la facultad y en los bares antes o después de los congresos. No eres mi amiga, no soy tu amiga, quizá no me caigas bien, pero eres mi compañera de profesión. Creo que nos estamos olvidando de que la traducción no son 140 caracteres repletos de ironía o de lameculismo y los estudiantes de primer año ahora ya no piden aprender más sobre traducción sino sobre como venderse en Twitter y que su blog tenga éxito, lo que más preocupa es cómo encontrar trabajo al salir de la carrera y no que nuestras traducciones no den asco. Hay dos maneras de conseguir trabajo: una es aparentando que haces las cosas bien y otra es haciendo las cosas bien. Cada vez me da más la impresión de que en Twitter se hace solo lo primero. Criticamos a hierro el intrusismo en traducción y ahora los traductores nos creemos expertos en redes sociales…

    Por otra parte, si hay algo que he visto en las facultades de TeI, al menos en Andalucía ha sido el pisoteo, gente que se creía más que el compañero de al lado y se reía de él. Os contaré un secreto: no en todas las facultades es así. Una servidora estudió el primer ciclo de Publicidad y Relaciones Públicas y allí compartíamos apuntes en la página web que montaron los propios alumnos, teníamos un foro donde resolvíamos dudas sin intentar parecer más que los demás: mientras más avance el resto más podrás avanzar tú y más de obligarás a avanzar a ti mismo, más aprenderás, mejor profesional serás. En traducción tuve la suerte de estudiar griego moderno, en la clase había gente que me caía de puta madre y otra a la que odiaba (y eso que éramos 6) pero cuando tenía que dejar apuntes se los dejaba a todos, cuando alguien que me caía mal no entendía algo se lo explicaba porque sabía que así al día siguiente avanzaríamos más. En segundo de griego (lengua C) ya estábamos traduciendo artículos de la Wikipedia y hablando en griego entre nosotros, creo que sirvió de mucho ayudarnos y apoyarnos. Lo mismo se puede aplicar al mundo profesional, mientras más calidad haya en las traducciones de tus propios compañeros mejor valorado estará nuestro trabajo, más se nos respetará y más podremos cobrar, más conciencia de grupo tendremos. El problema es cuando uno mezcla enemistades profesionales con personales. Me puedes caer mal, pero si eres una traductora de puta madre te recomendaré, soy así de estúpida, qué le vamos a hacer.

    No somos amigos, pero somos compañeros de profesión y, aunque no te trague haré lo posible por ayudarte, no por ti, por el gremio, por mí, por todos. Porque no podemos llevarnos bien todos pero no tenemos porque juzgar, putear, criticar, tomarnos a mal las críticas. No le voy a lamer el culo a nadie, a ti tampoco.

    Menuda parrafada he soltado.

    Le gusta a 2 personas

    • ¡Hola, Judith!

      Estoy de acuerdo contigo, las redes sociales difícilmente ayudan a discernir la personalidad real de una persona, puesto que todos mostramos, en mayor o menor medida, las partes que más nos interesan. Es por eso que pienso que los saraos traductoriles como el ENETI tienen una función extra, aparte de la de las ponencias y todo lo que aprendemos de ellas.

      Respecto a la situación del compañerismo en las universidades, he vivido un poco de todo: cuando entré en la carrera, en licenciatura, la gente se ayudaba. En el Erasmus, la situación era, en general, la contraria. Cuando volví a Vitoria y me pasé a grado, tuve la sensación de que la gente era mucho más competitiva. Además, la mayoría solo se preocupaban de sacar buena nota, no de mejorar sus traducciones, lo cual me extrañó mucho. Por último, ahora que estoy en Soria, tengo la sensación de que hay de todo, pero también puede deberse a que hago asignaturas de varios cursos, no sé. En cualquier caso, creo que, aunque en general ahora los estudiantes no le den tanta importancia a la traducción en sí (yo considero que sí, y de hecho, por eso me he movido tanto), creo que hay un poco de todo. A veces se tiene suerte y te toca un buen ambiente, y a veces no.

      Sobre tu último párrafo, puede que no me haya explicado bien; ya he comentado que escribí esa entrada apenas sin pensar, y mucho menos sin revisarla (fallo muy, muy grave). No quiero fomentar el que cada uno mire solo para sí mismo, ni mucho menos. Solo quería decir que es una chorrada, al menos desde el punto de vista de alguien que todavía no ha entrado en el mundo laboral, fingir que todos me caen superbién. No me parece productivo para nadie ni creo que sirva para nada. Ser cordial o unirse por el bien común del gremio me parecen cosas muy diferentes de lo que intentaba comentar en la entrada.

      No me parece una parrafada; de hecho, se agradecen comentarios así 🙂

      Le gusta a 1 persona

  4. Me quito el sombrero ante ti. Ah, no, que la de la txapela eres tú.
    Coñas sin gracia aparte, me da la impresión que algunas personas piensan que si no les haces la pelota es porque las odias a muerte y te hacen el vacío. En serio, que se puede vivir y dejar vivir ¡y sin compartir gustos!

    Sea esta la última entrada o decidas retomar el blog más tarde, me alegro de haberte leído en más de 140 caracteres.

    Me gusta

  5. Amén. Suscribo todo lo que dices, aunque no sabía nada del mundo oscuro de los bloqueos twitteriles (hay que ver cómo está el patio).
    ¿Y con estas entradazas me dices que no vas a seguir con el blog? Como sea así, te borro del FB, TW y todo lo que se me pueda ocurrir jajaja (:
    Un #traductosaludo desde la fría Burgos

    Me gusta

    • ¡Hola, Lara!

      Lo de los bloqueos lo he vivido en primera persona, y la verdad es que me lo tomé a cachondeo, porque la otra opción era enfadarse y echar espumarajos de rabia, y no era plan.

      Voy a dejar el blog porque no tengo tiempo, ganas, ideas ni responsabilidad suficiente como para mantenerlo. Ya has visto que no he asomado la cabeza por aquí en dos semanas ni para responder, pero es que no me ha dado la vida. Lo dejaré abierto por si acaso, pero dudo que vaya a actualizar en un futuro cercano.

      Nos vemos en un par de días 🙂

      Me gusta

  6. Pos’ te echo de casa #unfollowdeVillacroqueta
    Ahora en serio, sé que está mal entrar al trapo, pero peor es guardártelo todo. Me gusta que hayas dicho lo que piensas, aunque te vas a poder follar tu blog como quieras, eres vasca.
    La parte mala, desde mi punto de vista, es que sé que lo has escrito rápido, y de este tema se puede sacar mucho más, y no necesariamente mierda.
    Pensándolo bien, igual dejas cosas de las que hablar para poder ponernos las botas en Villacroqueta con próximos invitados. Y eso ES BIEN.

    Me gusta

    • Hola, Kelly, Akela, Raquel, whatever:

      No voy a contestarte nada, porque desde que publiqué esto ya hemos hablado largo y tendido en Villacroqueta, pero no era plan de ignorar tu comentario. ¡A ver si se van a pensar que ahora te #traduodio!

      Me gusta

  7. Uala, precisamente hablaba ayer con mis #traduamigas sobre esto mismo (¿nos has leído la mente?). De que a mí me encanta que me lleven la contraria y que opinen distinto a lo que opino yo (pero que luego quieran hablar de ello, leñe, no que me digan que como no opinamos igual, ya no hablamos; además, que yo te hable de mi opinión no implica que quiera cambiar la tuya, sino que me encanta hablar), pero podemos seguir siendo las mejores amigas (debatir no es pelearse, jopelines). Y que si alguien no te cae bien, no te relacionas con esa persona y ya está (excepto, como bien dices, si hay intereses ocultos, que me parece de la mayor falsedad que te puedes echar a la cara). Así que, vamos, estoy totalmente de acuerdo contigo (y yo no soy precisamente de las que va regalando el oído).

    Me gusta

    • ¡Hola, Sara!

      Respondo muy tarde, pero bueno, dicen que mejor tarde que nunca. Sí, yo he tenido debates muy interesantes con amigas estudiantes de filología sobre temas como el lenguaje inclusivo, y, aunque cada una siga con su opinión, me ha permitido ver el asunto desde puntos de vista en los que no había pensado antes.

      Y sobre lo de seguir o no seguir, ya está todo dicho. Si me interesas, personal o profesionalmente, te seguiré, pero tampoco hace falta ofenderse si no lo hago.

      Un saludo 🙂

      Me gusta

  8. Muy de acuerdo con esto.

    Ya sabes que yo no soy precisamente de fingir buen rollo con gente con quien no lo tengo. Evidentemente, eso tampoco significa que si alguien me cae mal vaya a ir tocándole los huevos día sí, día también por Twitter o en el «mundo real», pero sí conlleva que no finja tenerle un aprecio brutalísimo y luego rajar de él a la espalda, como hace más de uno.

    Lo de los bloqueos es absurdo. Si no te cae bien alguien, pues muy bien, chico, no te vayas de cañas con él, pero bloquearle en plan «hala, te chinchas, que ya no me puedes seguir» me parece ridículo. Además, muchos confunden el llevar la contraria de forma argumentada con ser troll, y no soportan que les saquen de su burbuja donde todo el mundo les dice lo guapos, maravillosos e inteligentísimos que son.

    Y dicho esto, te hago unfollow de la vida, Naiara. ESTOY HARTO DE FINGIR.

    Me gusta

Opina sobre la #traduentrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s